El Estado Islámico reivindica la matanza de Las Vegas

“El autor del ataque en Las Vegas es un soldado del Estado Islámico”, se lee en la reivindicación citada por el Site, el sitio que monitorea las actividades yihadistas en la red. “Realizó la operación en respuesta a la exhortación de tomar en la mira a los países de la coalición” que combaten el yihadismo en Siria, indicó.

Incluso se conoció que Stephen Paddock, el autor de la matanza, se había convertido al Islam hace unos meses, según dijeron fuentes de la investigación citadas por la prensa estadounidense. Según trascendió, se hacía llamar Samir Al-Hajib.

El sheriff local Joe Lombardo, en el último balance de víctimas dijo que los muertos suman 58 y los heridos 515.

El agresor es un hombre de 64 años que tenía al menos 10 armas armas en su habitación de hotel. En un  primer momento se informó que fue abatido por la policía, pero el sheriff Lombardo lo puso en duda. “Creemos que se mató antes de nuestro arribo”, indicó.

Paddock se hallaba en el piso 32 del Mandala Bay Hotel y Casino, enfrente del lugar donde se realizaba el concierto Route 91 Harvest Music Festival.

La policía emitió una orden de allanamiento de su casa en Mesquite, a 130 kilómetros de Las Vegas: allí tiene su dirección también Mary Lou Danley, una mujer asiática buscada y localizada por los agentes por ser “persona de interés” en el caso.

Poco antes del concierto, una mujer fue alejada del concierto de Las Vegas porque molestaba a los vecinos afirmando que “morirán todos”, según refirió una testigo citada por los medios.
“Fue llevada de modo que dejara de fastidiar a todos, pero nadie pensaba que sus palabras fueran serias”, afirmó la testigo, una joven de 21 años que no quiso dar su nombre.
El hotel Mandalay Bay está bloqueado, por pedido de la policía informó MGM, la compañía propietaria. Otros hoteles en el Strip de Las Vegas siguen también cerrados. Fue “un acto de violencia trágico y atroz”, un “acto de cobardía”, afirmó el gobernador de Nevada, Brian Sandoval, al comentar en Twitter el tiroteo de Las Vegas.
“Fue más allá de toda posible imaginación, fue horrible”, dijo Jason Aldean, el cantante country que estaba en el escenario cuando se produjo el tiroteo.