Este pájaro ha evolucionado con un plumaje muy negro

“Es como un agujero negro”, pensó Richard Prum cuando vio por primera vez un espécimen de ave del paraíso en la estantería de un museo. 

El plumaje de aquel pájaro era tan negro que lo absorbía todo, y Prum se dio cuenta de que no podía ser solo por un pigmento; tenía que haber algo más. Ahora, el científico de Yale y su equipo de biólogos han publicado un estudio que aclara el misterio.

Al menos cinco especies de aves del paraíso evolucionaron con microestructuras especiales en las plumas para absorber hasta el 99,95% de la luz incidente y producir una apariencia supernegra.

Se trata de un caso extraordinario de selección sexual que solo se da en los machos: durante el cortejo, ellos usan sus plumas como fondo negro para encandilar a la hembra con sus colores, indica Informe21.

La BBC consiguió capturar el espectáculo para un episodio de Planet Earth. En esta especie, el macho tiene plumaje tan oscuro que cuando la cámara está de frente no consigue captar ninguna de sus facciones, solo detalles de un azul vibrante en un óvalo de terciopelo negro.

Aun así, no consigue lo que buscaba: tras contemplar su bailecito, la hembra se marcha poco impresionada.

“En estas aves, las hembras eligen con quién aparearse, y son exigentes”, explicó a Gizmodo la bióloga Dakota McCoy, la autora principal del estudio. “Una sola pluma torcida es suficiente para que no se apareen. Es como una carrera armamentista. Los machos tienen que encontrar formas de hacer que sus colores se vean aún más bonitos para las hembras”.

McCoy y sus compañeros clasificaron las plumas de las aves del paraíso en dos grupos —negras normales y “supernegras”— y observaron sus diferencias estructurales a través de microscopios electrónicos de barrido y tomografías computarizadas.

Mientras que las plumas negras normales tenían barbas simples como las de cualquier pájaro, las plumas supernegras se ramificaban en estructuras mucho más complejas, con miles de espinas diminutas:

Gracias a esta microestructura, las plumas supernegras consiguen índices de reflectancia extremadamente bajos, de entre un 0,05 y un 0,31% cuando la luz brilla directamente sobre ellas.

Son, en definitiva, la versión natural de los materiales superoscuros creados por el hombre, como el Vantablack (que se produce mediante nanotubos de carbono), y podrían servir de inspiración para el desarrollo de nuevos materiales textiles o tecnologías de paneles solares.

lacronica/Sincuento.com