Víctimas de abusos sexuales desfilan junto a hombres con máscaras de cerdo en Nueva York

Sabrina Piper 21 left stands handcuffed to a male model costumed as a pig during the MeToo fashion show at Fashion Week Friday Feb 9 2018 in New York Piper joined a small group of sexual misconduct survivors using the MeToo moment and fashion to share their stories and empower other survivors AP Photo Bebeto Matthews

La denuncia de los abusos y las agresiones sexuales que ha impregnado diversos ámbitos en los últimos meses bajo la campaña #MeToo ha llegado también al mundo de la moda. Un desfile inspirado en dicha protesta abrió el viernes, 9, la jornada de la Fashion Week de Nueva York.

Así, modelos con alas de ángel desfilaron por la pasarela esposadas a hombres con máscaras de cerdo. Las imágenes han sido, sin duda, impactantes.

La cita la inauguró una modelo con un vestido largo blanco, y las mencionadas alas, que al final del recorrido se identificó como víctima de una agresión sexual, explicando a los asistentes los abusos a los que había sido sometida. El modelo con la careta de cerdo simbolizaba a su agresor.

La mayoría de las profesionales que participaron en el desfile han sido víctimas de acoso y abusos sexuales y han aprovechado el altavoz que supone la cita de Nueva York para denunciar las agresiones.

La iniciativa de incluir la campaña de denuncia #MeToo en la semana de la moda de Nueva York partió de Myriam Chalek, directora creativa de American Wardrobe, que ha querido utilizar su firma para dar la voz a todas estas mujeres agredidas en ámbitos como el cine, la política, los medios de comunicación y el deporte.

“No creo que esta pasarela pueda cambiar las cosas de la noche al día -comentó Chalek-, pero si puede significar un paso más me sentiré satisfecha. Una mujer empoderada es una mujer imparable”.

El desfile ha dado cierto impulso a una semana de la moda que parece haber arrinconado el brillo y la intensidad.

AP/Sincuento