Un avión ruso se estrella con 71 personas a bordo sin supervivientes

Un avión ruso modelo Antonov AN-148 de la aerolínea Saratov con 71 personas a bordo se ha estrellado este domingo cerca de Moscú. No hay supervivientes entre los 65 pasajeros y seis tripulantes del aparato, que había despegado del aeropuerto de Domodédovo, el segundo más grande de Moscú, según ha informado una fuente del Ministerio de Situaciones de Emergencia. Al menos tres de los pasajeros eran menores de edad. “No tenían ninguna posibilidad de quedar con vida”, ha señalado el funcionario a la agencia rusa Interfax. Poco después del suceso, varios habitantes de esta zona ya relataban cómo vieron al AN-148 caer a tierra envuelto en llamas. 150 personas y 20 vehículos de los servicios de emergencia se han trasladado al lugar en el que se ha estrellado el AN-148.

Los expertos creen que el accidente pudo haber sido causado tanto por el mal tiempo como por un fallo técnico, sin excluir el error humano. El lugar en donde ha caído el aparato está cubierto de una buena capa de nieve, que sigue cayendo. Según investigadores no identificados citados por la web rusa gazeta.ru, el piloto había informado de que algo funcionaba mal en el aparato y había solicitado autorización para un aterrizaje de emergencia. Otras fuentes apuntaron que el avión, que había sido fabricado hace ocho años y que la aerolínea Saratov había adquirido hace unos 12 meses, habría chocado al despegar con un helicóptero de Correos de Rusia; una teoría que Correos de Rusia se ha apresurado a desmentir.

Una persona que estuvo en el lugar de la tragedia ha relatado que donde se estrelló el avión, “se formó un hoyo de 2,5 metros de profundidad y un diámetro aproximado de 17 metro. En él hay restos pequeños de avión, algunos de los cuales se pegaron entre ellos”. “Parece que el avión, que estaba con el tanque lleno de combustible, explotó en pequeños pedazos”, agregó. Otro testigo del accidente, dijo haber visto cómo “primero algo explotó bajo las alas, y se incendió. Después hubo otra explosión y el aparato se desplomó”.

Según el experto Alfred Malinovski, el accidente pudo haber ocurrido por el fallo del sistema que impide el congelamiento del motor. Si eso ha sucedido, “un trozo de hielo pudo haber caído en las hélices del compresor, lo que puede provocar una explosión”, señaló. A pesar de que varias personas dicen haber visto una explosión en el aire, ningún funcionario se ha referido a la posibilidad de un atentado. Pero lo que sí se ha dicho es que los investigadores están estudiando, además de las causas tradicionales, “todas las otras posibles variantes”.

EFE/Sincuento